google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. RUDY SPILLMAN E S C R I T O S: Regalos

lunes, 15 de octubre de 2018

Regalos


¿Qué son los regalos? ¿Qué significan? ¿Porqué alguien decide regalar algo a una persona? Existen muchos aparentes motivos detrás de los cuales está siempre el ego. Podemos desear demostrar nuestro amor, cariño, admiración. Quizás queremos mostrar agradecimiento a una persona por algo que ha hecho por nosotros. O simplemente obsequiarle algo que sabemos que sabrá apreciar. Probablemente queramos hacer las paces con quien nos hemos peleado, o hacernos querer. También solemos comprar presentes protocolares para quien cumple años. En todos estos casos nuestro ego está deseoso de crecer. A veces será por nuestra propia autoestima. Otras, por el aprecio de los demás. Son contadas las personas que ofrecerán un obsequio sin esperar nada a cambio. Aunque sea afecto. Y siendo así no se tratará de un regalo sino de algo que entregamos a la espera inmediata y/o futura de una contraprestación. No se requiere que sea algo sólido, envuelto para regalo, con moño y dedicación escrita. Puede tratarse de la amistad, el afecto, una demostración esperada o cualquier otra actitud. El valor del regalo es subjetivo. Se lo colocan, el transmisor y el receptor. Y no siempre coinciden. 

Pareciera más cómoda y fácil de aceptar la posición de quien recibe. Pero no siempre es así. Hay quienes no se alegran al recibir regalos por el compromiso que sienten a tener que devolver el favor. No advierten que ésta es una imposición que se exigen a sí mismos. Se obligan sin que nadie los obligue. Muchos prefieren ser siempre “regaladores” y acumular “amigos en deuda”. Pero esto da origen a relaciones que no suelen terminar bien porque poseen un origen apócrifo.

La mayoría de las personas no entienden que las situaciones individuales de cada uno son distintas. Hay quienes tienen mucho dinero, otros tienen mucho tiempo, están los que saben mejor dar afecto, apoyo, compañía. Los que se deleitan escuchando y quienes necesitan hablar. Nada de todo esto tiene valor más que el que cada uno le otorga. Y en base a ello se entretejen las relaciones entre personas.

“Cuando obsequiamos algo a alguien sin que se nos pida nada, deberíamos poder cerrar el asunto allí y sentirnos plenos y satisfechos con lo que hemos hecho. La única contraprestación debe consistir en el inmediato placer que sentimos luego de nuestra actitud. De no ser así, el obsequio no debiera haber salido nunca de nuestras manos”.


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...