google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: La exageración y lo antisocial como mecanismos de confrontación para la obtención de resultados



Búsqueda personalizada

viernes, 4 de enero de 2013

La exageración y lo antisocial como mecanismos de confrontación para la obtención de resultados

Desde muy joven, cuando enfrentaba un problema que me parecía importante y grave solía encararlo por medio de dos mecanismos: la exageración y la confrontación por el contrario, con lo socialmente aceptable. Un ejemplo actual de mi actitud está en parte representado por el vídeo subido a YouTube el 31/12/2012 y titulado: “¡TristesFiestas 2013!”, el que parece muy claro en su mensaje pero que en realidad no resulta tan sencillo de entender.

La exageración: Si yo deseaba, ante determinada situación, dejar sentada mi animadversión, una opinión negativa, no hacía más que multiplicarla por mil. Si algo había resultado malo, lo exponía como desastroso. No podía haber sido peor. Los términos medios en aquellas circunstancias brillaban por su ausencia. Lo que intentaba de manera inconsciente, era influir en los demás para que opinaran como yo, resaltando el daño, error o lo que fuera negativo de la situación que en ese momento yo censuraba. Se apoderaba de mí un elevado sentido de incomprensión de lo sucedido, acompañado de una completa intolerancia a que se mantuviera o repitiera tal situación, compulsión a resolver el tema de forma absoluta, allí y en aquel momento. Todo ello, acompañado de una irascibilidad propia de los casos verdaderamente extremos. Los años me transcurrieron, templaron mi temperamento y fueron lentamente acomodando cada casilla en su casillero. Las proporciones volvieron a ser guardadas. Lentamente me fui convirtiendo en una persona más normal, socialmente aceptable, pero que hacía bastante menos por cambiar las cosas que consideraba estaban mal.

La confrontación con lo socialmente aceptable: Este tema es más complicado de entender. Se relaciona con mi especial rechazo a muchos usos y costumbres sociales. Mi reacción consistía en viajar hasta el otro extremo exponiendo exactamente lo contrario. Aquí también, de alguna manera, el mecanismo se respaldaba a veces en el principio de la exageración. Por ejemplo, burlarme y reírme de la muerte, personificándola, es algo que vengo haciendo desde que tengo uso de razón. Podría ser una forma de enfrentar los temores a lo desconocido e inevitable. Me vengo peleando con ella hace muchos años. Pero como dicen que de las buenas peleas surgen las mejores amistades abrigo la esperanza de morir con una sonrisa en los labios cuando el tiempo llegue. Todo tipo de festejos por aniversarios o “Día del...” es otro de mis grandes rechazos. Suelo festejarlos olvidando las fechas. No así las conmemoraciones que guardan un propósito, generalmente lógico y loable, como el recuerdo de hechos que no se debieran repetir o acontecimientos que reafirman el orgullo y las tradiciones de los pueblos. Un claro ejemplo de todo esto lo constituye la forma en que yo solía brindar al “chin-chin” de las copas. Mientras las voces exclamaban casi al unísono: “felicidad, salud, prosperidad, amor... etc. etc., yo levantaba mi copa y festejaba diciendo: “violencia, sangre y muerte”. Era mi manera de luchar contra la hipocresía en el mundo, por supuesto, sin alusiones personales. Detrás de palabras tan terribles podían esconderse seres inocentes, inofensivos, de actitudes éticas y morales, que no saben perder el humor por ser éste parte de ellos frente a los “de boca para afuera”. Aquellos que se deleitan pregonando actitudes que nunca tomarán.

Aunque los bríos de los años de mi juventud se han ido moderando, aún conservo ese fuego interno, hoy convertido en apenas pequeña llama pero que mantiene mi calor humano, aquel que a mi criterio se necesita para sentirse vivo.



MEDITACIONES EN EL MAR ROJO - CURSOS GRATUITOS
de Helen Maran ¡VISÍTALO!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...