google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: Evitando llegar a la muerte
Búsqueda personalizada

viernes, 19 de octubre de 2012

Evitando llegar a la muerte



Existe un tiempo en el que a todos nos llega la muerte. Esto ha sido siempre así y es bueno que así sea. Pero una cosa es que nos llegue la muerte y otra muy distinta es que nosotros lleguemos a ella.

Excepto los casos de accidentes, enfermedades mortales, actos de violencia, etc. que terminan con la muerte del individuo, el resto de los mortales o su gran mayoría no esperan con paciencia el momento natural. Vivimos tiempos en los que el ser humano corre sin detenerse a pensar. Y sin saber hacia dónde va. El excesivo estrés de una sociedad agotada lleva a sus individuos lentamente al matadero como si de reses se tratara.

Pero quienes logran interpretar la inutilidad de su proceder al procurar siempre una vida mejor cuando su conducta los llevará a perderla en el intento, terminan viviendo una vida como merece ser vivida. Pero aun así todavía no han logrado aprovecharla al máximo evitando llegar a la muerte antes de que ella llegue a nosotros, que es como en realidad debiera ser. 


En la actualidad gozamos del privilegio de experimentar la concienciación de lo que significa “vivir una vida sana”. Treinta años atrás no se poseía el conocimiento popular de la incidencia directa sobre nuestra salud de los alimentos que ingerimos. De la influencia positiva del ejercicio físico en el logro de una vida más libre de enfermedades. De los beneficios de sentir estrés pero a niveles determinados. Que superados estos y mantenidos muy elevados y de manera constante podremos estar quizás cavando lentamente nuestra propia fosa.

El Internet hoy pone al alcance de cualquier persona conocimientos que entonces le estaban vedados y reservados exclusivamente a los médicos, incluidas las implicancias negativas que ello conlleva puesto que la información obtenida a través de la red nunca podrá suplantar la oportuna y necesaria visita al médico. En la actualidad, basta con apretar un botón y preguntar a Google lo que se desea saber.

Así es como cada vez más gente llega hoy a edades que antes nos encontraban ya disfrutando de una cómoda parcela en algún silencioso cementerio o intentando prolongar una vida poco digna respirando aún en medio de un tormento de enfermedades que nos permitían apenas existir hasta que la esperada despedida golpeara nuestra puerta.

A continuación, transcribimos algunos “tips” para aquellos que habiendo llegado a su primer medio siglo de vida deseen intentar prolongarla otro tanto sin restar demasiado de su calidad (dicha lista está destinada, asimismo, a edades más tempranas para quienes viendo la conveniencia de aplicar sus principios lleguen en mejores condiciones en el futuro):

  • Despierta en la mañana temprano luego de haber dormido 7 a 9 horas, según tus necesidades.
  • Ingiere buena cantidad de agua durante todo el día, en tragos no demasiado largos pero de manera suficientemente continuada. Si puedes, evita ingerir líquidos durante las comidas.
  • Agrega a tu dieta diaria mucha verdura (en especial, verde) y fruta, algunas nueces, limón, antioxidantes como el repollo blanco; pollo o pavo, dos veces por semana; pescado, tres veces por semana, carne roja, poco o nada (pero sin dejar de controlar los niveles de vitamina B12) .
  • Después de cada comida deja descansar tu aparato digestivo, 2 horas si has ingerido verduras, 4 después de las carnes, aves y pescados, media hora luego de las frutas (1 hora, si has ingerido banana). No mezcles las demás comidas con las frutas. Intenta no abusar de los lácteos. Existen buenos reemplazantes y más sanos, como el sésamo. Incorpora a tu dieta buenas dosis de garbanzos. Agrega 2 cucharadas diarias de aceite de uva en tus verduras y ensaladas.
  • Realiza ejercicio físico todos los días, no importa los esfuerzos físicos, psicológicos o de falta de tiempo que debas encarar. Debes colocar esta actividad entre tus prioridades. De ello depende en gran parte el alejamiento de enfermedades y el mantenimiento de la calidad de vida. Si no puedes realizar de manera rutinaria una actividad como la natación, realiza caminatas. De todas maneras, si llevas una vida sedentaria con muchas horas frente al televisor o la computadora, no olvides levantarte y caminar (aunque sea dentro de tu casa) estirando brazos y piernas durante algunos minutos, cada hora. Por más trivial que parezca, esto puede cambiar de manera muy positiva tu vida y evitar posteriores limitaciones alejando los achaques propios de la edad avanzada.

Nada puede ser más positivo que la llegada de lo adecuado a su tiempo. Aunque lo que llega no lo queramos siendo que el evitarlo nos traería un mal mayor. Incluso cuando se trate de nuestra propia muerte. Esperémosla sabiendo que existe un tiempo futuro que no sabemos cuál es pero que definitivamente será el ideal.

R. S.



MEDITACIONES EN EL MAR ROJO - CURSOS GRATUITOS
de Helen Maran ¡VISÍTALO!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...