google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: Preaviso innecesario



Búsqueda personalizada

viernes, 17 de agosto de 2012

Preaviso innecesario



Muchas veces la gente experimenta un infundado temor a morir sin enterarse. La posibilidad de morir sepultado, ser atropellado intempestivamente por un vehículo y no volver a despertar, un síncope fulminante, una bala perdida; son algunas de las pesadillas que conviven a veces con nosotros. La idea que nos aterroriza es imaginar que pudiéramos de pronto morir sin saberlo. Sin tomar conciencia de que se nos acerca el final en esta vida. Sin poder despedirnos de familiares y amigos.

Éste es otro de los tantos fenómenos que ocurren debido a una equivocada manera de encarar el paso de la vida hacia la muerte. Aunque no somos concientes de ello, nos imaginamos vivos aun después de muertos. De la misma manera que lo hacemos, en cierto modo, con los seres queridos ya fallecidos. Ello nos muestra nuestra limitada capacidad para comprender la propia vida en relación al entorno, al infinito universo que nos rodea e incluso... al más allá. Citemos un ejemplo para entender mejor el tema: “A” y “B” mueren. El primero de ellos sabía que le quedaban apenas unos meses de vida. El segundo, en cambio, sufre una muerte súbita. Ambos habían deseado siempre tener conocimiento previo de que el final se les avecina. Pero luego, una vez que ambos han fallecido su situación será idéntica. Puesto que al lugar donde han ido la memoria y los valores no existen. Ninguno de ambos podrá ya recordar ni sentir nada. Es intrascendente el haber sufrido, quizás durante largo tiempo, los padecimientos físicos y psíquicos, angustias, temores y presenciar el dolor de los seres queridos. Puesto que todo aquello ya no está para ellos como si nunca hubiese tomado lugar. Todas aquellas experiencias, buenas o no, sufridas o en cierto modo disfrutadas (como puede significar el haber podido despedirse de sus familiares y amigos) habitan y continúan existiendo en las experiencias y los recuerdos de quienes han quedado vivos. Pero no en ellos. Es como pretender que nos suceda algo bueno en vida si sabemos anticipadamente que al poco de haber sucedido desaparecerá por completo y ni siquiera lo podremos recordar como sucedido alguna vez. Pero lo absurdo aquí es pretender lograr aquella situación a costa de penurias y sufrimientos nuestros y de los que nos rodean cuando sabemos que casi inmediatamente después de lograda y luego de tantos esfuerzos desaparecerá para nosotros como si nunca hubiera existido. Poner flores en una tumba, visitar a los muertos en su lugar de descanso eterno, solicitar diferentes formas de ser sepultado o cremado son usos, costumbres y ritos que forman parte de una larga lista de tradiciones y que nos muestran y corroboran nuestra incapacidad para apreciar la situación desde un lugar en el que aún nunca hemos estado y todavía no hemos llegado. Es como pretender ver la película estando fuera del cinematógrafo.

R. S 



MEDITACIONES EN EL MAR ROJO - CURSOS GRATUITOS
de Helen Maran ¡VISÍTALO!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...