google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: La burla
Búsqueda personalizada

viernes, 24 de agosto de 2012

La burla

Shutterstock - Copyright: CREATISTA


Generalmente, cuando alguien se burla de nosotros nos genera una sensación de malestar que se puede traducir en vergüenza que nos cohibirá o enojo producido por sentirnos ofendidos y que a veces se torna en agresividad hacia aquel que se mofa de nosotros. El primer caso se suele originar por un complejo de inferioridad por el cual tácitamente estamos de acuerdo con los motivos que llevan a nuestro bromista a comportarse de tal manera. El segundo en cambio, es probable que tome lugar debido a la sensación que sentimos de que nuestro ego ha sido herido.

Poca gente reacciona de manera que dé a entender que comprende el verdadero significado de la burla. Aunque ésta manifiesta la intención de ridiculizar a la otra persona siempre hablará sobre el burlador y no el burlado, como se pretende hacer ver. Y esto es así aun en los casos en que dicha burla describa con exactitud situaciones o características sobre la persona burlada. Porque lo esencial aquí son los motivos que inducen y crean la necesidad en el burlador de burlarse de determinada persona. Y esto siempre nos estará diciendo algo de quien utiliza este desagradable mecanismo de la relación social y no de la víctima del mismo. Notemos que la burla es un comportamiento practicamente inexistente si no aparece en escena la participación de terceras personas, aunque sólo sea una. 

De lo anterior podemos deducir lo siguiente, en caso de ser nosotros objeto de burla:
  • Se trata de una figura que pertenece a quien la utiliza.
  • Si entendemos bien lo anterior podremos discernir entre la sincera intención de hacer bromas y la de herir o causar un daño psicológico.
  • En ambos casos, la correcta comprensión de la situación nos permitirá asumirla con indiferencia tal que ningún daño nos pueda ser causado, a la vez que nos permita disfrutar de una broma con los demás si éste fuera el caso.
  • La seguridad en nosotros mismos e inexistencia del complejo de inferioridad que exterioricemos con nuestras reacciones neutralizarán la posibilidad de que alguno de los presentes piense en un futuro utilizarnos como objeto de alguna de sus burlas, pues necesita que el burlado se sienta como tal.

"Saber reírse de uno mismo nos ayudará
a ser indiferentes a las burlas de los demás aquietando nuestro ego.
Muchas veces nos encontraremos logrando incluso disfrutar de las bromas que se nos juegan. En todo caso, quien traiga consigo la intención de causarnos algún daño experimentará una desagradable
sensación de frustración”



MEDITACIONES EN EL MAR ROJO - CURSOS GRATUITOS
de Helen Maran ¡VISÍTALO!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...