google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: Un sentimiento sublime
Búsqueda personalizada

lunes, 13 de febrero de 2012

Un sentimiento sublime


El amor que sentimos es un mundo que nos pertenece. Posee nuestro sólido sello impreso en él. Por ello es que el amor que cada uno de nosotros siente y a pesar de asentarse en una base común a todos, es distinto de los demás amores sentidos. Crea diferentes efectos, vive diversas intensidades, interpreta a su manera y es el más grande y bello amor que nos nace para dar. Aunque sea menor o distinto al de otros. Los amores no se comparan porque nada se puede hacer con ellos más que sentirlos. Pueden cambiar si el cambio es sincero y sentido. Forzado, no será sentimiento. Nada pueden hacer los seres amados más que recibir tal cual es ese amor que los ama. O rechazarlo. Puede ser egoísta o dadivoso, condicional o incondicional, quizás viva una intensa dependencia o se enjugue en una completa libertad. Celoso, envidioso, arraigado, interesado, reprimido, tolerante... todo en nuestro mundo interior podrá ser interpretado en términos del amor que sentimos... por nuestros padres, por nuestros hijos, compañeros, amigos, familias... nuestra pareja; el profundo amor por nuestro trabajo, nuestra casa, nuestra ciudad... nuestra vida. Todo a nuestro alrededor nos estará mostrando las diferencias y similitudes con el amor sentido por los demás. Porque es eso también el amor, el que nos separa en la unidad y el que nos une en la desigualdad. Todos los amores son válidos pero imperfectos. Separados de su origen que es común y perfecto. Silenciados por muchas voces según los lugares y los tiempos. Pero enaltecidos en sus silencios únicos que nos unen inevitablemente en un sonido unilateral que proviene de nuestro infinito permanecer donde todas las dimensiones son una, todas las contrariedades se volatilizan, todos los llantos ríen... todas nuestras muecas se burlan de nosotros mismos. Quienes así sientan su amor y el de los demás se estarán acercando a la perfección del sentimiento. Sólo acercándose. Y tal vez, algún día lleguen.

“Mi amor no requiere de tu amor, sólo necesita saber que estás bien. Incluso tu indiferencia no podría apagarlo. Es más fuerte que yo mismo pero me lleva por donde deseo. No espera reconocimiento, identificación ni aplausos. No tiene más mérito que ser lo que es.
El más egoísta de los sentimientos que sólo disfruta intensamente de vivir averiguando y descubriendo que tú estás bien. Eso es lo único que le proporciona paz interior
y el sublime bienestar de poder ser sentido”

A mi mujer y mis 4 hijas

R. S.

Fuente de la imagen: shutterstock images
Copyright: Rosetta-hidek

de Helen Maran ¡VISÍTALO!



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...