google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: Código de silencio



Búsqueda personalizada

lunes, 31 de octubre de 2011

Código de silencio



A veces, a lo largo de una conversación con un familiar, amigo o de cualquier otra persona que despierta nuestra empatía, descubrimos que de repente éste se enfada. A partir de aquel momento, sus gritos e insultos pasan a ser el medio de comunicación por él utilizado. Es la forma que encuentra de hacernos saber que no está de acuerdo con nuestros puntos de vista. Pero esto también suele suceder como reacción a un proceso inconsciente en que el mismo descubre en su interlocutor una faceta de su propia personalidad y que él mismo rechaza. 


De todas maneras, en estos casos yo siempre elijo callar. A pesar de no sentirme intimidado ni estar dispuesto a renunciar a mis ideas, a través de los años he descubierto que prolongar este tipo de conversaciones no trae beneficio alguno a ninguna de ambas partes amén del inútil gasto de enormes dosis de energía de cuyo mal consumo muchas veces es nuestra salud la que paga el precio más alto. Me ha ayudado en la toma de esta decisión la comprobación de que después de cierta etapa de dicha conversación en que todos los argumentos han sido expuestos por ambas partes, resulta estéril intentar convencer. Ya no es necesario siquiera que entiendan nuestra posición luego que advertimos que tampoco les interesa comprenderla. No importará de qué se trate. Lo único relevante para la otra parte será “tener razón”. 

Así fue como hace algunos años descubrí que no nos conviene gastar energías y tiempo en este tipo de charlas, en especial cuando hemos comenzado la etapa arriba descripta. Ambos nos estaremos evitando herir a la persona que queremos y destruir las buenas relaciones que hasta ese momento habíamos mantenido. 

Ésta es una actitud que deseo compartir con todos. Reflexionemos, aprendamos a utilizar nuestro “código de silencio” cuando el comunicarnos en incomunicación nos acarree el riesgo de sufrir situaciones que a veces duran toda la vida. 

R. S.


3 comentarios:

Carmen Troncoso dijo...

Es muy dificil no tomar el toro por las astas pero si, a veces, la moderacion no tiene precio, un abrazo de paz para ti Rudy

rosscanaria dijo...

Cuanta razón tienes Rudy, hay un momento que es inútil insistir, ninguna de las dos partes dará su brazo a torcer y en ese momento "El código de silencio" es la mejor opción...
Besos enormes querido amigo,

Mari C . Masi. o Montse Cobas. dijo...

Toda la razón Rudy, es algo que yo ahora me estoy empezando a dar cuenta y eso que es difícil lograr enfadarme, pero las injusticias, no verdades e intolerancia es algo que hasta ahora me pueden, pero lo que tu dices es algo muy cierto y bueno no se hasta que punto es bueno seguirlo, lo que a veces intento y funciona mejor que el alzar la voz es decir lo que tengamos que decir con el tono + pausado posible intentando hacer ver al otro la realidad o situación, porque a veces creo yo que es necesario o eso o irnos o que se vayan a vivir a otra casa, porque a veces cuanto se da y que incomprensión y no ver por los otros. Pero eso forma parte del Amor ¿no?

Una muy buena reflexión que a veces es muy útil por lo que dices en ella.

Cordialmente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...