google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: Reflexiones no científicas sobre los orígenes del Universo



Búsqueda personalizada

lunes, 1 de agosto de 2011

Reflexiones no científicas sobre los orígenes del Universo

Imagen: YouTube


La ciencia intenta descubrir los orígenes del Universo. Esto se encuentra a millones, billones, trillones de años quizás, internándonos en el pasado. Me pregunto: ¿con qué medios contarán los científicos para poder investigar un tema tan lejano en el tiempo? Y teniendo en cuenta que no han logrado aún resolver los misterios de nuestro cerebro y su conexión con la mente. Temas actuales con los cuales nos encontramos aquí y ahora.

No soy científico. Ni siquiera me acerco a ello, pero soy adicto a las reflexiones. También a las intuiciones y percepciones extrasensoriales. Tengo la sensación de que el inexistente origen del Universo es un tema relacionado con nuestro cerebro y prolongado en nuestra infinita mente que guarda toda la información existente. ¿Y porqué será que desconocemos la gran parte de todos esos datos si se encuentran cobijados en nuestro interior? Porque mientras vivimos nos encontramos encerrados dentro de una dimensión que no nos deja escapar de nuestro cuerpo y del planeta que habitamos. Hemos inventado el tiempo dentro del cual también hemos quedado encerrados. La mecánica cuántica ofrece claras pruebas de ello. Todo sucede desde siempre y en un mismo plano temporal. Pero nuestra mente no lo puede captar. Lo secciona en pequeños fragmentos sucesivos y permanentes. Sin posibilidad de ser detenidos. La realidad tal cual es sería como la cinta de celuloide de una película completa colocada sobre una mesa. Pero nosotros sólo podemos verla proyectada, cuadro por cuadro.

Nuestro ser excede las fronteras de nuestro cuerpo. Traspasa las del planeta y se junta allí, adonde los científicos pretenden llegar con la investigación y el conocimiento. En los orígenes de todo Universo es donde se junta la energía de todas nuestras mentes. El contenido desborda ampliamente al continente. Éste es circunstancial, temporario. Aquel es infinito, permanente.

El origen del Universo somos todos. Pero imaginemos por un momento su nacimiento. El segundo exacto en el tiempo. “¿Y qué es lo que había antes?” Siempre nos enfrentaríamos con la misma pregunta y su idéntica respuesta: “Algo debía haber aunque no lo sepamos. Aun tratándose de la Nada, también ella es algo”. Y así podríamos continuar preguntándonos indefinidamente, hacia atrás en el tiempo dibujado por nosotros mismos. Y sin obtener otra respuesta. Siempre encontraríamos energía o alguna otra cosa que llamaríamos de otra manera. Pero ¿qué importancia podrá tener cómo la llamemos? Hace millones de años no existían los nombres ni las palabras y no por ello dejaban de existir las cosas y las situaciones. Obtendríamos entonces la única respuesta. La verdadera. La inexistente. Todo es energía. Lo ha sido siempre. Y continuará siéndolo. Lo que pareciera ocurrir son los cambios. Entonces el único interrogante viable sería: ¿Cuáles cambios y cuándo se han llevado, se llevan y/o se llevarán a cabo? Y esto podrá ser estudiado respecto del pasado, en nuestro presente o intentando vislumbrar el futuro, dentro del cual no siempre estará presente la especie humana. Pero sí nosotros. Como parte de toda la energía existente. Porque una cosa es la realidad misma. Y otra muy distinta... como nosotros la veamos.

R. S.

1 comentario:

ZM dijo...

Muy buenas tus reflexiones, Rudy. comparto tu pensamiento

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...