google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: "No tengo nada en mi vida de qué arrepentirme"



Búsqueda personalizada

lunes, 21 de marzo de 2011

"No tengo nada en mi vida de qué arrepentirme"



Mientras el "interior pensante" del individuo concuerde con su "exterior activo" todo irá bien.  Desde un punto de vista individual, es decir, cómo cada uno se siente, no tendrá importancia alguna lo buena o mala persona que pueda ser alguien si su hacer o no hacer diario transita siempre por los mismos derroteros que lo hace su lista de juicio de valoración y comportamiento adecuados.  Ésta es una lista que todos vamos creando, consciente o inconscientemente, a lo largo de nuestras vidas y que nos dice exactamente cómo pensamos que una persona debiera ser y comportarse. Aunque no siempre resulta fácil enterarse del contenido de dicha lista y mucho menos llevar a cabo todo lo que nos dice, habida cuenta de que en no pocas oportunidades creemos escucharla recitarnos preceptos de conducta que en realidad provienen del medio social en el que hemos crecido y nos hemos desarrollado.  Existen personas que conocen cierto preciso precepto de su lista pero que en su "exterior activo" no logran ponerlo en práctica y por ello llegan a vivir verdaderos tormentos y sentimientos de culpa. 

En relación al "arrepentimiento", se trata de un término que se nos presenta "a priori" como negativo. Se suele pensar que quien debe arrepentirse es seguro debido a una acción indebida que ha llevado a cabo. Pero en realidad no siempre es así. Es la sociedad que nos ha inculcado este vocablo como algo que mancha el buen nombre de la persona. A mí me place personalmente descubrir que me arrepiento sobre actitudes, hechos y decisiones que he tomado a lo largo de mi vida. Me satisface en especial reconocer que si volviera a vivir mi vida, pocas o muchas, cambiaría cosas. No podría ser de otra manera. Es el natural proceso de  decantación del aprendizaje y la obligatoria sedimentación de nuestras experiencias. Por más que nos esforcemos, no somos dioses. Es verdad, hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, pero por nosotros mismos. Y sólo a partir de esta comprensión es que logro aprender de la vida y cambiar actitudes, formas de pensar, decisiones. Y jamás sentir culpa cuando mis intenciones han sido siempre las mejores.

R. S.

1 comentario:

maric dijo...

"hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, pero por nosotros mismos. Y sólo a partir de esta comprensión es que logro aprender de la vida y cambiar actitudes, formas de pensar, decisiones. Y jamás sentir culpa cuando mis intenciones han sido siempre las mejores"

Estoy contigo totalmente.
Mira yo la frase de no tengo que arrepentirme, a veces la digo y es porque lo siento así, siempre he procurado hacer lo mejor que he podido y en base de analizar pros y contras y siempre guiada por la honestidad y el corazón. Y bueno creo que no me he equivocado nunca porque de todo se aprende, y aunque en mi vida a raíz de una determinación tomada ya hace tiempo tuve serios sufrimientos por lo realizado a mi persona por personas, yo obre ante la verdad y en base de eso decidí, los demás se dejaron llevar por el lado oscuro de su persona y de otras con malas intenciones y yo eso no lo puedo controlar. Cada uno es dueño de sus actos y palabras pero no de las que realizan los demás.

Me ha gustado tu blog y lo expuesto en él. Enhorabuena por tu buen trabajo.
Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...