google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: Los pequeños enredos de la red
Búsqueda personalizada

lunes, 21 de marzo de 2011

Los pequeños enredos de la red



Hace ya tiempo que debí tomar la decisión de no aceptar la invitación a adherirme a ningún grupo ni registrarme en ningún sitio nuevo. Ello no es debido a las personas de las que recibo dichas invitaciones sino a los sitios que han logrado acabar con mi larga y espléndida paciencia. Mis lectores, seguidores y amigos en general, salvo algunas excepciones, lo saben.

Continúo recibiendo todos los días centenares de invitaciones y la verdad es que van todas al "spam" sin ni siquiera yo saber de quién provienen. No se trata de desprecio ni mucho menos. La situación hoy en la red es cada vez más clara. Sé que mucha de la gente que conozco, quiero y aprecio, no se entera de la cantidad de veces que utilizando sus nombres un determinado sitio cualquiera, de aquellos que han logrado fama, nos apestillan con todo tipo de reiteradas invitaciones. Como no lo puedo evitar, al menos lo ignoro. Pero no ignoro a las personas que si desean contactarse conmigo saben que no tienen más que enviarme un e-mail y estaré siempre respondiéndoles aunque a veces me pueda tomar algunos días. Y aquí aprovecho para hacerle saber a todo aquel que le ocurra o le haya ocurrido algo similar respecto de mi persona, que no soy yo el remitente.

Hace aproximadamente un mes recibí un supuesto mensaje de alguien que había comprado hermosas joyas a través de una empresa de prestigio e invitándome a hacer lo mismo. No necesité consultar con dicha persona puesto que se trataba de un familiar muy cercano que jamás se contactaría conmigo de aquella manera.

Hace unos días recibí una supuesta invitación de una muy querida y estimada amiga de la red invitándome a leer detalles de "cómo fue su primera vez" y que a su vez yo le contara mis propias experiencias. Por supuesto que no había sido ella la que me había invitado. La invasión es abusiva, desmedida y despiadada... y continúa creciendo por más que pareciera que se están tomando cartas en el asunto.

Hasta el día de hoy yo creía que aunque te invadieran con invitaciones y sugerencias siempre se trataba de eso y nada más. Quedaba en uno mismo el "aceptar o no" dicha invitación. Pues no. Ahora han dado un paso más. Facebook, supuestamente me acaba de notificar que he sido agregado al grupo de un antiguo y muy querido amigo de la red. Es la primera vez que se me agrega a un grupo sin preguntarme si acepto antes. Quedé muy sorprendido pero sin reaccionar porque se trata de un amigo y no puedo saber si él está al tanto de esto o no. Y aunque parezca gracioso tampoco puedo tener la seguridad de que haya sido Facebook quien me ha enviado el mensaje. Es increíble, pero creo que los internautas no advertimos de lo poco o nada que podemos saber con certeza dentro de este mundo virtual.

Ante la inconveniencia de adoptar otra postura mi jocosa mente divaga y entre sus pensamientos alterna la idea de allegarme a la brevedad a algún negocio de venta de accesorios deportivos y camping y adquirir cuanto antes una amplia y cómoda carpa y los demás artilugios necesarios. No vaya a ser que un día de estos alguno de los inmensos pulpos del internet toca el timbre de mi casa para avisarme que deben avanzar en el proceso de invasión. Y en ese caso, quiero estar preparado para poder irme a vivir a la playa.


R. S.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...