google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: ¿Medio Oriente o del Todo Desorientados?
Búsqueda personalizada

lunes, 21 de marzo de 2011

¿Medio Oriente o del Todo Desorientados?



Una paz que se nos escurre por entre los dedos de las manos. Una y otra vez. Y en cada nueva oportunidad que surge los peligros aumentan. En especial, para los dos pueblos involucrados.

En estos días, nuevamente se está negociando la paz. Yo de política no entiendo nada y no saben cuánto me alegra que así sea. Pero creo que como muchos de ustedes, sé pensar, a veces con aciertos, otras con errores.

De niño éramos tres rebeldes hermanos y una hermana. Así es que en cuestión de peleas y posteriores acuerdos acumulo bastante experiencia. Dos características son fundamentales para acordar sentarse en una mesa de negociaciones, sin las cuales será imposible avanzar:

- La primera, que ambas partes estén de acuerdo al menos en un punto. Esto es, el deseo de llegar a un acuerdo.

- La segunda, que ambas partes estén persuadidas de que una vez firmado el acuerdo, la otra parte también cumplirá.

Todos sabemos que aunque no lo expresemos, estas condiciones lamentablemente no se dan en el conflicto de Medio Oriente. Y quien aún no lo sabe, que no pierda el tiempo remontándose a épocas bíblicas para redescubrir los derechos de cada uno de los pueblos. Esto es mucho más sencillo que eso. Basta con revisar la historia más reciente de los últimos acuerdos a los que hemos arribado. En todos, sin excepción, la única parte que ha cumplido con lo pactado ha sido Israel. Y de esto el mundo tampoco dice nada. Parece ser que una vez más cometeremos el mismo error, tropezaremos con la misma piedra. ¿A qué estamos jugando? De todas maneras el juego resulta cada vez más peligroso y mientras los políticos se encuentran todos a buen resguardo, el riesgo atañe a los pueblos involucrados.
¿Cómo se puede estar acelerando con entusiasmo un proceso de paz cuando se sabe que una de las partes es una organización terrorista que posee el control y en estos mismos y precisos días amenaza con atentados para torpedear el proceso? Se dice que no hay que darles el gusto. Pero no seamos tan infantiles. Aquí no se trata de gustos sino de vidas humanas. Primero es menester eliminar el foco fundamentalista que controla la situación y toma las decisiones. Luego podremos sentarnos a conversar y seguramente llegaremos a un acuerdo sólido, seguro, estable y permanente para ambas partes. Y todos habremos perdido algo pero será mucho más lo que hemos ganado. También existe una historia reciente al respecto. La paz lograda con Egipto y Jordania. De lo contrario, lo que haremos es lo que hacemos siempre, intentar nadar en una piscina sin agua. ¿Continuaremos braceando en vano? ¿O la cordura y el sentido común por encima de otros intereses finalmente iluminará nuestras almas?

Es probable que existan muchos individuos que deseen arribar a un tratado de paz definitiva, en la misma medida que lo deseo yo. Porque yo, personalmente estaría dispuesto a conceder cualquier cosa con tal de lograrlo. Excepto la vida, que es lo que parece que desea la otra parte obtener.

R. S.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...