google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: Paraísos fiscales, infiernos populares
Búsqueda personalizada

lunes, 21 de marzo de 2011

Paraísos fiscales, infiernos populares


Hay quienes piensan que la última debacle económica mundial y cuyo alcance y consecuencias aún no están claras ha servido y servirá para sanear situaciones de injusticia social que podrían haber culminado en resultados todavía más graves que los ocasionados por la crisis. También se piensa que el orden social y económico en que vivimos es ya vetusto y que la alta temperatura (fiebre) del organismo tras padecer todo tipo de sufrimientos inherentes a un cuerpo enfermo se verá finalmente saneado de tanta bacteria, pudiendo así revitalizarse y curar tanto su cuerpo como su mente.
Una de estas bacterias con las que se intenta acabar pero que parecen resistentes a todo tipo de antibiótico legislativo internacional, son los llamados "paraísos fiscales". Estos no sólo crean una injusticia social de tal magnitud que permite colocarse al margen de toda legislación impositiva (evasión fiscal) tanto a personas físicas privadas, con enormes recursos económicos sino también a grandes empresas que debieran dar ejemplo de honestidad y alta moral, llegando también a las multinacionales y lo que es peor, a negocios como el narcotráfico y actividades como el terrorismo, los que encuentran un amplio, cómodo y seguro amparo para sus inmensos capitales que podrían estar alimentando a los 25 mil niños que mueren diariamente producto de su desnutrición, entre otras cosas. Sin embargo estos capitales sirven para continuar matando de manera diferente a los pobres que no hayan muerto por falta de alimentos.
¿Cómo permite la comunidad internacional la subsistencia de estos paraísos? ¿Cómo lo ha permitido durante tantos años? Y sólo ahora, cuando la hecatombe se cierne sobre todos, incluyendo a las grandes potencias económicas es que el tema sale a la luz con una viva y clara intención de eliminarlo imponiendo severas medidas de embargo, veto y todo tipo de aislamiento internacional a las naciones que no regularicen su situación. Y mientras tanto permanecen en unas listas negras que han sido dadas a conocer públicamente y cuya clasificación varía según sea el grado de promiscuidad fiscal del país de que se trate. Claro, hasta ayer no había ninguna situación que regularizar puesto que los únicos que sufrían las consecuencias de tan injustas y discriminatorias medidas eran los pobres, la gente más necesitada.
El mundo se encuentra en plena ebullición. La cantidad de millonarios en hipocresía, utilizando su falta de principios morales y éticos como moneda corriente y sin un penique de solidaridad social restante en sus bolsillos crece día a día debido a su gran capacidad de inversión en la total indiferencia hacia sus semejantes e inescrupulosa ambición personal. Pero cometen un grave error. La tremenda angurria demostrada por sus posesiones y el desmedido y deshonesto aumento de las mismas les impide ver un principio tan sencillo como el que dice que "toda soga por más resistente que sea, de tanto tirar se corta".

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...