google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: Apocalipsis ayer
Búsqueda personalizada

lunes, 21 de marzo de 2011

Apocalipsis ayer



Se dice que el ser humano es la especie dominante sobre la Tierra. En cierto modo esto es verdad. También es la única especie viva que a través de su existencia ha podido procurarse evolución y desarrollo a sí mismo. Ningún otro animal sobre la Tierra hubiese descubierto el fuego, otros planetas, la redondez de la Tierra o la cantidad de drogas (fármacos) que hoy controlan y curan enfermedades alargando la vida de la especie. Como tampoco hubiese podido ninguna otra especie animal, inventar el pararrayos, el telégrafo, el teléfono, la televisión, el ordenador, el internet, los teléfonos celulares, por mencionar sólo algunos. Ningún otro animal hubiese sabido descubrir la pólvora o inventar armas de las más sofisticadas, crear bombas nucleares, químicas o biológicas.
Ninguna otra especie que no sea el hombre podría haber puesto en peligro la subsistencia del Planeta rompiendo las propias leyes de la Naturaleza. Sólo el hombre es capaz de algo así. El hombre agujereó la capa de ozono, contaminó los mares y océanos con petróleo, incendió bosques y reservas vegetales naturales, provocó la extinción de especies animales con su caza, contaminó la atmósfera de gases tóxicos. El hombre amenaza con la extinción del agua potable del Planeta en cuestión de años. El hombre acostumbra acumular la mayor cantidad de bienes que puede, en forma ilimitada, sobrepasando en muchos casos, largamente lo necesario y privando a sus congéneres de lo mínimo para una vida digna o inclusive, para la subsistencia.
El hombre es el único ser capaz de lograr los adelantos más beneficiosos para la Humanidad y el Planeta todo y a la vez, el único también capaz de destruirlo dejando tan sólo fragmentos de éste flotando en el Universo. Aún sabiendo que no podría presenciar los resultados de su propia obra. El hombre es a la vez Dios y Diablo de sí mismo. Y cuando el bien y el mal coexisten, el mal vence, aunque se suela decir lo contrario.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...