google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: LA ESTATUILLA



Búsqueda personalizada

lunes, 21 de marzo de 2011

LA ESTATUILLA

¿Existen las casualidades?

Hace unos días estuvimos de viaje con mi mujer en el centro del país visitando unos amigos. Hace muchos años que ellos viven con sus hijos en un kibutz. Alternar la vida de ciudad con la de un lugar campestre como aquel ofrece un descanso verdaderamente reparador. Si a ello agregamos la posibilidad de visitar a verdaderos amigos que siempre nos ofrecen un recibimiento desinteresado y repleto de "mimos" se entenderá porqué durante tantos años los visitamos asiduamente y nos quedamos allí algunos días compartiendo charlas y experiencias de las que supongo todos resultamos retroalimentados espiritualmente.
Solemos sentarnos en el amplio porche de entrada a la casa rodeada de jardines. Tomamos mate, café y charlamos. Siempre lo mismo, siempre en el mismo lugar. Será que a los cuatro nos gusta tanto. Aunque a veces se acerca más gente agregándose a la amena tertulia.
Pero en esta última visita, estando todos sentados y disfrutando en ese mismo lugar, en un momento dado mi vista se depositó en una simpática y extraña estatuilla tallada cuya imagen mostraba algunas personas abrazadas por los hombros y formando un círculo cerrado. La gente que allí estaba, conversaba pero yo no sé lo que decían porque en ese preciso momento mi vista y mi mente quedaron absortas en la estatuilla. Mis pensamientos volaron hacia imágenes que me llevaban a verme ofreciéndoles a mis amigos comprarles aquel adorno. Pero desestimé la idea aún antes de que se completara pensando que pudieran ofenderse. Pensé que tampoco era necesario hacerla mía. Era suficiente con observarla. Se me antojó como la imagen perfecta de la amistad y el amor al prójimo. No comenté nada. Tampoco pude saber si aquel estático objeto había quizás estado allí siempre en oportunidad de visitas anteriores. Pero no me pareció importante saberlo.
Volvimos de regreso a Eilat, donde vivimos. Apenas unos días después, recibo entre otros, un mail del grupo UNIBLOG al que pertenezco. Un joven de nombre César se presenta agradeciendo su inclusión como miembro del grupo. Visito su blog "El arte de vivir... y dejar vivir", le dejo un comentario, luego le doy la bienvenida, intercambiamos algunas amistosas palabras y cada uno continúa con lo suyo. Me quedo intranquilo pensando que algo se me escapó. Vuelvo a entrar en su blog y me dirijo directamente al pie de la primera página como si supiera adonde voy o qué es lo que busco. Y allí estaba, la fotografía de la misma estatuilla, las personas abrazándose (la pieza era de un color levemente más oscuro), acompañada de un excelente texto sobre la amistad, la empatía, el amor y la preocupación por los demás; y los a veces no tan convenientes lazos de dependencia, bajo el título: "Otro punto de vista", fechado el 9 de octubre del corriente año. La verdad es que no me sorprendí. Dejé un nuevo comentario a César en el lugar del post y me retiré, teniendo la certeza de que estas cosas suceden todo el tiempo. Lo que ocurre es que la mayor parte de las veces se nos escapan.
A continuación, los enlaces al blog de mi amigo César y al artículo de referencia:
"Otro punto de vista", 9 de octubre de 2008


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...