google-site-verification: google5c087a0da00728df.html 'cookieOptions = {...};' msg,En este sitio se utilizan cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. ESCRITOS de Rudy Spillman: RAZONANDO A DIOS
Búsqueda personalizada

lunes, 21 de marzo de 2011

RAZONANDO A DIOS

En mis años de estudiante universitario, solía frecuentar durante largas horas, la biblioteca de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Esto me permitía concentrarme con mayor facilidad en mis estudios, rodeándome de un ambiente de verdadero mutismo. El enorme ambiente en penumbras con potentes lámparas empotradas en cada pupitre para su uso personal creaban una atmósfera de elevada concentración en el protagonista principal de aquel espectáculo: "los libros".
Fue allí donde, acompañado de la que entonces era mi novia (hoy, mi mujer), Adriana, extraje un cuaderno en blanco y colocándolo encima del volumen sobre "Filosofía del Derecho", empecé a dibujar esquemas, gráficos y anotaciones. Mis esfuerzos por desglosar racionalmente la figura y la existencia de Dios, al cual según mi entender hasta entonces, sólo se podía acceder por medio de la fe, fueron vanos. Intentar unir ambas dimensiones me costó un "bochazo" ("reprobado" en la jerga estudiantil) en la asignatura que debía estar estudiando (en mi segundo intento, la aprobé). Luego de largas y penosas horas de estudio del tema (Dios) que había copado mi interés, debí finalmente desistir, sumergiéndome de nuevo en los voluminosos códigos y sintiendo un suave pero persistente sabor al fracaso.
Muchos años más tarde, en oportunidad de tomar entre mis manos y comenzar la lectura del libro: "Conocer a Dios. El viaje hacia el misterio de los misterios", de Deepak Chopra, hube de viajar nuevamente de un "flechazo", hacia la época y lugar de mi frustración, que acabo de relatar.
Soy lector asiduo, aunque los hay mucho más que yo, pero hasta ese momento no había emprendido lectura que pudiera producirme una satisfacción casi perfecta a la hora de razonar la existencia de Dios, sin que alguna de las religiones conocidas o el ateísmo mismo pudieran hacer mella en tan inteligente, certera y brillante exposición.
He de destacar que el fragmento en el que su autor relata la historia de Sengupta (el Coronel), como uno de los embriones del libro, ha quedado adherido para siempre a mi espíritu, impregnándolo de sentido y de renovada sensación de totalidad.
Aunque tengo claro que no lo pide ni necesita, éste es el homenaje de un humilde lector a Deepak Chopra, persona, por su aporte a la mía, y agradecimiento personal por haberme permitido lograr el cierre de un círculo abierto hacía tantos años, aun no habiendo sido por méritos propios.
Enlace al sitio Web de Deepak Chopra:
R. S.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...